La astrología, como ciencia milenaria, ha sufrido algunos pequeños cambios especialmente con la incorporación de nuevas técnicas, métodos y procedimientos, en los que ha tenido mucho que ver la revolución de la red. Un cambio que principalmente  se centra en la facilidad que los videntes espirituales, como Gabriella, han tenido para asomarse y acercarse aun mas a sus consultantes.

Pero es precisamente esa presunta distancia entre ambos elementos, el mentor y el consultante de astrología, el que permite el nacimiento de una nueva forma de entender la astrología que acerque al mentor no solo a la propia persona sino además al entorno vivo, espiritual y místico del consultante. Algo de los que los expertos en astrología centrados como la vidente espiritual Gabriella pueden decirnos mucho.

En el campo de la astrología tradicionalmente ha habido un componente místico, pero flotante, relativo y del que no se ha aprovechado todo su potencial. Tenemos que pensar que la capacidad de ponerse en contacto con este otro mundo que rodea al consultante nos permite obtener una gran cantidad de información destinada a mejorar los resultados que se van a obtener de las diferentes técnicas astrológicas. Una fuente de información que la vidente espiritual Gabriella y otros grandes profesionales de esta nueva forma de entender la astrología, exprimen y aprovechar al máximo para poder conseguir un resultado personal, personalizado y completo, que mejora con mucho los resultados de las técnicas astrológicas clásicas.

De hecho, las técnicas de astrología, adivinación y comunicación siguen siendo las tradicionales. No se trata de reemplazarlas sino de mejorarlas. Y para  ello la cuestión es tan sencilla como agregar ese conocimiento, es extra que supone tener una vía directa de información espiritual es lo que permite mejorar los resultados de forma casi automática. Porque los profesionales como la vidente espiritual Gabriella y unos pocos afortunados mas que están tocados por este don, incorporan el resultado místico a todo su trabajo de forma automática. No necesitan hacerlo sino que de la mera practica incluyen todo aquello que ven y conocen, igual que ocurre con los clarividentes. Un sistema que es garantía de éxito y tranquilidad para los consultantes.